Alternativas a los tratamientos farmacológicos

Nada es más triste que ver como su amigo de cuatro patas no puede correr, saltar o moverse.

Edad avanzada, trauma, cirugía o enfermedades crónicas y agudas pueden ser algunas de las razones por qué puede sufrir tu mascota.
¿Qué posibles soluciones hay a estos problemas?

Cuando se trata de un perro o un gato senior, merece la pena considerar las complicaciones de los antiinflamatorios no esteroideos (AINES), cortisona u opiáceos.
Hoy en día hay muchos medicamentos disponibles en el mercado, pero si el tratamiento farmacológico no es posible o suficiente para ayudar con el dolor y la inflamación, hay otras opciones.

La terapia láser [1] y la terapia con ultrasonido[2] son las alternativas más eficaces para aliviar dolencias tales como artritis, displasia de cadera, lesiones de los tejidos blandos, enfermedades degenerativas de las articulaciones, fracturas óseas y lesiones neurológicas.


Otro tratamiento no farmacéutico y muy eficaz es el campo electromagnético pulsado (PEMF o Magneto).
La magnetoterapia utiliza campos magnéticos pulsados para estimular reacciones celulares biológicas normales que se traducen en una mejor circulación [3] y alivian el dolor. La magnetoterapia tiene la capacidad de pasar a través de la piel y del hueso. La profundidad de tratamiento hace que se pueda penetrar a través de todo el cuerpo del perro o del gato acostado en la colchoneta, alcanzando en profundamente las articulaciones y los músculos y estimulando la circulación. El tratamiento de 30 a 60 minutos normalmente no causa ningún dolor y muchas veces el animal se relaja en la colchoneta.
Por lo general, los primeros resultados son visibles después de dos semanas[4] de tratamiento y se nota, a menudo, una diferencia inmediata en la forma en que su mascota se pone de pie, camina o corre.

La calidad de vida es la prioridad para quien cuida a un animal de edad avanzada o lesionado.
Controlar el dolor producido por algunas de las condiciones antes mencionadas es crucial para el bienestar de la mascota y puede ser controlado… ¡o incluso eliminado!


[1] Hochman L. Photobiomodulation Therapy in Veterinary Medicine: A Review. Top Companion Anim Med. 2018 Sep;33(3):83-88. doi: 10.1053/j.tcam.2018.06.004. Epub 2018 Jul 5. Review. PubMed PMID: 30243364.

[2] Mueller MC, Gradner G, Hittmair KM, Dupre G, Bockstahler BA. Conservative treatment of partial gastrocnemius muscle avulsions in dogs using therapeutic ultrasound — A force plate study. Vet Comp Orthop Traumatol. 2009;22(3):243-8. doi: 10.3415/VCOT-08-07-0059. PubMed PMID: 19448873.

[3] Bragin, D.E., Statom, G.L., Hagberg, S., Nemoto, E.M., 2014. Increases in microvascular perfusion and tissue oxygenation via pulsed electromagnetic fi elds in the healthy rat brain. J. Neurosurg. 1–6

[4] Zidan, N., Fenn, J., Griffith, E., Early, P.J., Mariani, C.L., Munana, K.R., Guevar, J., Olby, N., 2018. The effect of electromagnetic fields on postoperative pain and locomotor recovery in dogs with acute, severe thoracolumbar intervertebral disc extrusion: a randomized placebo-controlled, prospective clinical trial. J. Neurotrauma